…dele siguiente no más amigo

Archivo de Autor

Metalero, ¿yo? No creo…

Cuando uno llega por primera vez a un lugar con personas que no conoce, poco a poco su personalidad se va revelando a los demás a través de sus acciones y lo que usted escoge decir de sí mismo. Esta suma de cosas va formando en los otros una imagen de su “yo externo.” O sea, el yo-que-ven-los-demás.

Evidentemente, esa versión suya que reconocen los otros se ve afectada por las experiencias e ideas preconcebidas que tienen las personas con que comparte.

Por eso para tu mamá eres el niño más lindo del mundo (a menos que tu historial de cagadas haya demostrado lo contrario), pero para los que les caes mal eres un wea total y todo lo que haces son estupideces.

(más…)


Cambio de Estación

En lo que va de este semestre futbolero las sorpresas han sido muchas, y situaciones que hace 1 año parecían muy lejanas, se han transformado en realidades o proyectos serios que se llevarán a cabo en los próximos años.

Para empezar, el trigésimo campeonato de Colo-Colo es importante porque rompe con una racha interminable de pasos en falso, amargura y decepciones. Blanco y Negro al fin tomó decisiones acertadas, primero con la contratación de Arturo Salah como Presidente de la sociedad (y para todos los efectos, también vocero), encontró a una persona con dos cualidades esenciales para desenvolverse en el ambiente futbolístico: 1) amplio conocimiento del lenguaje y los códigos del medio, y 2) un historial de éxitos y fracasos comparable a pocos técnicos del medio nacional (por trayectoria, sólo comparable con Nelson Acosta y Manuel Pellegrini).

(más…)


Phantom Limb

Cuando Alice In Chains salió a escena a eso de las 21:50 del lunes 30 recién pasado el Movistar Arena estaba prácticamente lleno. Desde la cancha VIP (con promoción 2×1 de último minuto incluida), hasta la platea alta, dónde sólo se veían unos pocos asientos libres en la parte superior. Eso puede parecer un dato sin sentido, pero es especialmente relevante para una banda que tuvo su mejor momento a nivel de popularidad hace 20 años. Y más aún considerando que el alma del grupo murió de sobredosis hace más de 10 años.

Para los que empezamos a escuchar música rock a mediados de los ’90 era imposible pensar que Alice In Chains pudiera recuperarse de la muerte de Layne Staley, es como pensar que Pearl Jam pudiera seguir sin Eddie Vedder o que existiera Pantera sin Phil Anselmo. Pero aún así la banda resucitó. Primero con shows especiales donde fueron acompañados por vocalistas invitados que iban desde Maynard James Keenan (Tool, A Perfect Circle), hasta Phil Anselmo (Pantera, Down), y luego estableciéndose con William DuVall, quien había tocado son Jerry Cantrell en su etapa solista.

(más…)


La Muerte del Disco y Otras Sorpresas

Las ventajas que entrega Internet para escuchar y descubrir nuevas bandas o estilos de música son evidentes (sean nuevos o antiguos). Y más aún para aquellos mayores de 25 años, quienes experimentamos lo que era descargar una canción por el viejo Napster como toda una odisea en la época de la conexión telefónica. Había que prepararse con un café o leer un libro/revista para hacer tiempo, y si la canción llegara a ser de un tamaño superior a los 5MB, a juntar miedo, porque si llamaban por teléfono cuando aún no se bajaba el MP3, se cortaba el enlace y perdiste no más. A empezar de nuevo.

Una de las consecuencias que este océano de posibilidades ofrece, es que la música pasó a ser un bien reciclable. Es decir, si tú quieres, puedes descargar un disco/una canción o escucharlo/a por un servicio streaming (YouTube, Grooveshark, etc.), y si te gustó a la primera, bien, podrás mantenerlo en tu reproductor de MP3 preferido. De otro modo, se borra y listo, se recicla el espacio en el disco duro.

Asimismo, la forma en que se mezclan los discos cambió. Ahora los ingenieros de sonido y productores musicales (especialmente los de bandas Pop), tienen claro que si la canción no se escucha bien comprimida a 192kbps (siendo generoso), el auditor la va a desechar sin dudarlo.

Pero el tema que motiva escribir estas líneas es que, con la caída en el precio de la música (incluso hasta volverse gratis), el común de las personas no se dedicará a escuchar un disco unas cuantas veces hasta descubrir su magia. Ni pensar en detenerse a procesar una CD doble como Stadium Arcadium (Red Hot Chili Peppers). Incluso un disco relativamente largo como The Suburbs (Arcade Fire), se vuelve un desafío para el oyente de MP3 promedio. Y así, discos o incluso bandas emergentes quedan en el olvido sin siquiera haber empezado a crecer como artistas, más allá del EP con canciones en formato demo.

(más…)


Mundial Sub-20 de Turquía: Lecciones para el Futuro

Con motivo de la campaña que cumplió la selección Sub-20 de fútbol quisiera proyectar la mirada hacia el futuro, intentando destacar lo bueno de este proceso que inició Fernando Carvallo y concluyó con Mario Salas. Además, quisiera puntualizar algunos errores más allá de algún partido en especial.

Como todos los que vieron el partido del domingo recién pasado y vienen siguiendo al equipo desde el Sudamericano de Mendoza, haber quedado eliminados de un Mundial en la forma que se dio, genera mucha amargura, pero luego de procesar esa sensación un poco, una mirada objetiva al proceso deja un balance muy positivo.

(más…)


Los Festivales y Yo

Luego de leer (por partes) el comentario de Daniel sobre el Lollapalooza 2013 me quedan dando vueltas un par de preguntas:

¿Tiene sentido gastar tanta plata para ir a ver a un montón de bandas que a uno no le interesan, y sólo a un puñado que de verdad quieres escuchar? Además, en general, los shows en este formato son más cortos que lo ofrecido cuando los grupos giran en solitario.

¿Qué tan bien lo puede pasar uno después de ver bandas de corrido por 6 horas, para llegar agotado al plato principal (Pearl Jam) que tocará por otras 2:30?

(más…)


Darwinismo Musical

Hace unos años Slayer se presentaba en el programa de Henry Rollins (Black Flag), y en su monólogo inicial el anfitrión del show hacia notar que, a diferencia de otras bandas que “evolucionan”, es decir, se ponían peor con el paso del tiempo, pareciera que Araya, Hanneman, King y Lombardo quedasen “congelados en hielo” entre disco y disco.

La pregunta que surge de lo anterior es qué tanto debería cambiar una banda para mantenerse interesante, sin que en esa búsqueda se pierda aquello que la hizo especial originalmente.

Lo anterior se me ocurrió escuchando el último disco de Deftones, Koi No Yokan (2012).

Siendo fan del grupo desde hace muchos años, inevitablemente me pareció un conjunto de canciones memorable, pero no puedo evitar pensar que la banda de Chino Moreno encontró una “fórmula” con el Saturday Night Wrist (2006), y de ahora en adelante sólo les queda explotarla.

¿Es eso un signo de mediocridad? ¿Por qué tendría que exigirle más a Deftones o a cualquier otra banda cuando siguen sacando una gran colección de canciones cada 3 años?

Esa interrogante me hizo pensar en tres casos: Coldplay, Ramones y Mastodon.

(más…)