…dele siguiente no más amigo

A.K.A. Doc Pomus (William Hechter y Peter Miller, 2012)


Doc-Pomus-1980s_620

Resulta sorprendente la cantidad de historias increíbles que se ocultan a la vista de todos. Por alguna razón ellas pasan desapercibidas hasta que llega alguien a hacerles justicia, en este caso, con un documental.

Doc Pomus (1925 – 1991), estadounidense, cantante y letrista, genio respetado por tipos como Elvis Presley, admirado por otros como John Lennon y, además de todo lo anterior, querido por cracks como Lou Reed, entre muchos otros, probablemente no le suene a casi nadie de los que están leyendo este artículo. A mí tampoco me sonaba su nombre, pero luego de ver A.K.A. Doc Pomus (William Hechter y Peter Miller, 2012), resulta evidente que se trataba de un grande.

Conocido por enormes éxitos que llevan su firma, varios de ellos en los comienzos de su carrera junto a Mort Shuman y en alianza con Dr. John hacia el final de ella, Pomus se inició profesionalmente en la música casi por casualidad, cuando se subió a un escenario a cantar un blues. Le quedó gustando tanto que de ahí en adelante intentaba cantar en vivo todos los días.

En ese tiempo atrajo la atención de algunas personas del negocio de la música, pero ellos, al encontrarse con un blanco que cantaba blues y que además estaba lisiado (enfermó de poliomielitis cuando niño), no quisieron darle cabida en la industria como intérprete, pero le ofrecieron el trabajo de compositor. A la larga Pomus lo aceptó y ahí nació la leyenda.

Pomus era un tipo que fácilmente se podría haber echado a morir, pues no la tuvo fácil. Sin embargo, a pesar de las dificultades que enfrentaba, tenía una fuerza espiritual enorme, lo que se refleja en sus letras, las que tienen una mezcla de dolor y esperanza que lo hacen único. En el documental, por ejemplo, se relata una anécdota con respecto a “There Must Be A Better World Somewhere“, canción que B. B. King en un momento rechazó porque pensaba que iba a ser incapaz de hacerle justicia con su interpretación y que a larga se convirtió en uno de sus éxitos.

Otra muestra del tipo de composición que desarrollaba Pomus se ejemplifica en la parte que probablemente sea la más emotiva del documental, aquella en que se relata su casamiento. Al momento de la fiesta, frente a la imposibilidad de Pomus de bailar, su esposa se negó a hacerlo con los invitados. Doc le dijo que lo hiciera, que bailara no más, a lo que ella finalmente accedió. Posteriormente Pomus escribiría “Save the Last Dance For Me“, canción que en el documental su ex esposa recuerda entre lágrimas. Y uno queda peinado para atrás.

Pomus, además de gran letrista, era un gran tipo. Tremendamente acogedor y preocupado por los demás, siempre le prestaba ayuda a toda la gente que podía. Gran conversador, tenía una personalidad magnética que atraía a muchas personas que buscaban consejo y guía creativa, así como de amigos que disfrutaban de su compañía. Su muerte a causa de cáncer de pulmón fue un golpe duro para todos ellos, así como para la música en general.

A.K.A. Doc Pomus es un trabajo que recomiendo ver encarecidamente. Es un gran documental, bellísimo, emotivo y potente. Lástima que hayamos sido tan pocos esa tarde en el Cine UC, pues se merecía una cantidad mucho mayor de público. Una historia de aquellas.

El documental A.K.A. Doc Pomus (dirigido por William Hechter y Peter Miller, 2012) fue parte de la Muestra Internacional del festival In-Edit Nescafé 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s