…dele siguiente no más amigo

En vivo · Tomahawk — Teatro La cúpula (04/04/2013)


Tomahawk en Chile

—¡Patton!, ¡Patton!
—No, no, no… puto, puto

El debut de Tomahawk en Chile fue infinitamente mejor de lo que esperaba. No les tenía ninguna fe pues, reconozco, es una banda que no me gusta particularmente. ¿Cómo fui a dar ahí? Pues gentileza de Aerolíneas Gato, pero esa es otra historia.

Aquella noche La cúpula no estaba tan repleta como esperé en un comienzo. Y no es que crea que Tomahawk es muy popular, es simplemente que la devoción por Patton en el país es tal, que imaginé que ello se vería reflejado en la asistencia. Pero luego de estar un rato en la puerta del lugar y ver cómo se regalaban algunas entradas y que pareciera que hasta los miembros de la producción iban a entrar a ver el show para llenar espacios, imaginé que no sería así.

No es que La cúpula estuviera vacía, pero tampoco estaba particularmente llena. Luego, con el desarrollo de la presentación sería evidente que parte del público asistente era bien particular.

Con dudas en relación a lo que sería la presentación de la banda (en los discos siempre me han parecido débiles y, a pesar de quienes estaban sobre el escenario, pensé que ese sonido se iba a reflejar en la presentación), inicialmente presencié el show con timidez. De lejos, tranquilo.

A la distancia pude observar cómo se desenvolvían los músicos sobre el escenario. Denison (ex The Jesus Lizard) hacía la pega: nada muy vistoso, a veces soportando los chistes de Patton y dando jugo con los “chi, chi, chi”. Patton (ex Mr. Bungle), a su vez, lanzando sonidos extraños con sus dedos y garganta, muy ocupado con las máquinas para llenar el escenario como cuando sólo se dedica a cantar. Por otra parte Stanier (ex Helmet), con más pinta de máquina que los Kraftwerk, golpeando la batería de manera rígida y exacta. Finalmente Dunn (ex Mr. Bungle) interpretando deliciosas líneas de bajo y, a mi gusto, robándose la película. A la larga, para mí, su participación fue lo mejor de show, un lujo. Qué crack.

Poco a poco la presentación me fue cautivando y las dudas empezaron a despejarse. Daba lo mismo lo que pensara sobre sus discos: estaban sonando increíble. Así, no tardé mucho en ir hacia adelante.

Unos cuantos pasos, un salto por aquí, otro por allá y llegué casi a la reja. El asistente promedio no venía a rockear, sino sólo a mirar y escuchar, tranquilitos, algunos cantando. No era el público que esperaba. Ah, y algunos tirando pollos, a pesar que Patton pidió que no fuera así.

Inevitables fueron los gritos “Patton, Patton, Patton”, como si él fuera la banda. Ningún respeto con Denison, Stanier y Dunn. Al mismo Patton se le notaba algo enojado cuando comenzaban los vítores, interrumpiendo siempre de forma hábil y rápida al público, haciendo que los gritos se dirigieran a otro objetivo.

En lo musical, todo sólido. Pasé de la desconfianza a abrazar la presentación totalmente cosa que, además de a la banda en sí, también se debe al lugar donde se realizó el show: no hay punto de comparación entre ver a los músicos de cerca —con un muy bien sonido— y sentir la conexión a ver el espectáculo de muy, muy lejos, ajeno.

Sumando y restando, la primera incursión de Tomahawk en Chile fue un éxito. Con un show que superó por lejos mis expectativas, lo de Denison, Dunn, Patton y Stanier fue una muestra inapelable de oficio rockero.

Setlist

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: En vivo · Lollapalooza Chile 2013 (domingo 7 de abril) | Siguiente, siguiente, aceptar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s