…dele siguiente no más amigo

Darwinismo Musical


Hace unos años Slayer se presentaba en el programa de Henry Rollins (Black Flag), y en su monólogo inicial el anfitrión del show hacia notar que, a diferencia de otras bandas que “evolucionan”, es decir, se ponían peor con el paso del tiempo, pareciera que Araya, Hanneman, King y Lombardo quedasen “congelados en hielo” entre disco y disco.

La pregunta que surge de lo anterior es qué tanto debería cambiar una banda para mantenerse interesante, sin que en esa búsqueda se pierda aquello que la hizo especial originalmente.

Lo anterior se me ocurrió escuchando el último disco de Deftones, Koi No Yokan (2012).

Siendo fan del grupo desde hace muchos años, inevitablemente me pareció un conjunto de canciones memorable, pero no puedo evitar pensar que la banda de Chino Moreno encontró una “fórmula” con el Saturday Night Wrist (2006), y de ahora en adelante sólo les queda explotarla.

¿Es eso un signo de mediocridad? ¿Por qué tendría que exigirle más a Deftones o a cualquier otra banda cuando siguen sacando una gran colección de canciones cada 3 años?

Esa interrogante me hizo pensar en tres casos: Coldplay, Ramones y Mastodon.

A comienzos de la década pasada, el grupo de Chris Martin sacó 2 excelentes discos de rock con sello inglés (Parachutes y A Rush of Blood to the Head), sin embargo, su búsqueda por evitar repetirse, mientras se consolidaban como los herederos del “rock de estadios” de U2, los llevó a desastres como Viva La Vida (2010).

En retrospectiva, aquí aplica lo dicho por Henry Rollins, porque la evolución de la banda significó que todo lo bueno del grupo en sus primeros discos (melodías simples y pegajosas) se desechó por experimentos fallidos en la búsqueda de hits.

¿Cuántas bandas serían tan descaradas para sacar prácticamente la misma canción como single en dos discos seguidos? (i. e. Clocks y Speed of Sound)

Mi opinión es que si el grupo necesita hacer otras cosas para mantener su trabajo/arte interesante, los cambios pueden resultar o no, y esto dependerá en gran parte de la pericia que demuestren los músicos en sus experimentos, o si la motivación real para lo anterior es sostener a la banda como un negocio.

The Ramones son quizá el caso más claro de un grupo que se se mantuvo fiel a un estilo toda su vida y, de hecho, en su simpleza estaba gran parte de su atractivo. Pero incluso ellos se atrevieron a probar cosas nuevas en End Of The Century (1980), que fue producido por Phil Spector.

Aún con todo su talento los Ramones fueron perdiendo brillo con los años, pero quizá eso es inevitable cuando un grupo de personas pasan tanto tiempo juntas y las personalidades de cada uno chocan hasta lo insoportable.

Por último, Mastodon. Para mi es uno de los notables ejemplos de evolución constante a un sonido que, siendo más accesible, se vuelve más trascendental. Es decir, logra alcanzar una mayor audiencia y continua sorprendiendo disco tras disco.

Al final del día si una banda se vuelve una lata o se mantiene como una constante caja de sorpresas es irrelevante mientras las canciones sean buenas, y eso es siempre una apreciación subjetiva del oyente. Además, las expectativas son siempre difíciles de manejar, pero si uno espera que la banda saque constantemente un Darkside of the Moon, sólo se está prestando para la decepción y la muy rara satisfacción cuando los músicos se superan a sí mismos (como Anathema con el Weather Systems).

Una respuesta

  1. Interesante el tema. En mi humilde opinión, creo que hasta cierto punto estás ignorando que los gustos de las personas también evolucionan o se quedan pegados, no son sólo las bandas. Yendo al caso particular de Coldplay, a mi me han gustado harto desde el Parachutes, y el Viva La Vida me costó harto pasarlo, pero sin embargo conozco harta gente que le empezó a gustar Coldplay gracias a ese álbum y que antes no los pescaban “por fomes”. Algunas bandas cambian, exploran y como en todo cambio, hay riesgo, riesgo de que no guste, riesgo de que te tachen de fome, etc.
    También más de una vez me ha pasado que escucho un disco, escucho otro y al tercero ya las ganas bajan rápido porque se nota que todo el rato es más de lo mismo (escuché que alguien dijo Foo Fighters?). Creo que así como evoluciona la banda también evoluciona su público, tanto porque el nuevo material cambia, como porque uno mismo cambia y la música que más nos gusta va cambiando con nosotros…no creo en eso de la “fórmula”, creo que es más que nada que una banda llegó a tener cierto número de fans en el que el pool de gente se renueva lo suficiente como para que sacar el mismo disco una y otra vez no de lata.

    diciembre 30, 2012 en 11:34 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s