…dele siguiente no más amigo

Bibliometro (actualizado)


Hace unos días le hablaba a un amigo sobre Bibliometro, básicamente cómo hacerse socio y cómo funciona el asunto del préstamo de libros, y se me ocurrió que era un buen tema sobre el cual escribir, por lo que los libros serán los protagonistas del post de hoy.

¿Le gusta leer y no tiene cómo costearse los libros? ¿Las bibliotecas públicas le quedan muy lejos de la casa? ¿No le convence la idea de leer libros en el computador y prefiere el papel? Entérese de lo bonito y lo feo de Bibliometro después del salto.

El programa Bibliometro se gesta, créalo o no, por allá en 1995 mediante un convenio entre la DIBAM y Metro de Santiago para implementar una biblioteca pública distribuida en la red de Metro. Esta idea logra materializarse y llegar al público en 1996 con la apertura de 3 puntos de préstamo, los cuales a la fecha han aumentado a cerca de 20. ¿Dónde están? Pueden ver una lista (incompleta) de los puntos de préstamo aquí. Y si prefieren algo gráfico, no faltaba más, se los dejo a continuación (el plano lo llené yo, así que puede tener algún error).

Plano Bibliometro

(Click para agrandar). Algunos puntos de préstamo están en los andenes, otros en el sector de boleterías. Consultar los detalles en el sitio de Bibliometro

Una vez que ya escogieron su punto de préstamo amigo, es hora de inscribirse. Van para allá con su carnet de identidad* y un certificado que acredite domicilio, llenan unos datos personales y listo. No necesitan ni pagar porque durante este mes y el siguiente la inscripción es gratuita (ojo que la renovación también es gratuita). Así de simple. Y si quieren saber más detalles del proceso pueden revisar esto.

La rapidez de la inscripción dependerá de la diligencia, prestancia y garbo de quien los atienda, pero es un asunto bastante simple. Los datos personales, una vez ingresados a la base de datos de Bibliometro, quedarán asociados a su carnet de identidad* (específicamente al código de barras bidimensional que está a su reverso), el cual deberán presentar cada vez que quieran pedir o renovar un libro. Así que claro, tal como imaginan, no hay tarjetas de socio ni nada por el estilo.

Una vez incorporados en el sistema pueden pedir libros en cualquier sede de Bibliometro, no sólo en aquel punto en el que se inscribieron, y pueden llevar un máximo de 5 títulos (ninguno repetido). El préstamo se extiende por 14 días con posibilidad de una sola renovación por otros 14 días más. Nótese que esta renovación deberá realizarse en el mismo Bibliometro donde pidieron aquel libro. Mayores detalles sobre el préstamo y las multas por atraso, entre otras cosas, aquí.

OK, ya saben cómo inscribirse y pedir libros, pero seguro que se preguntan qué tal es el servicio. Y si no lo están haciendo, les doy unos cuantos segundos para que se planteen la interrogante.

Como es natural, Bibliometro tiene cosas buenas y malas. Con respecto a eso, a continuación les presento las cuestiones que he notado en unos cuantos meses de uso y que me parecen relevantes (si me acuerdo de otra luego de publicar este post, lo actualizo).

Lo positivo

Gratuidad. Si son vivos (o mejor dicho, si no son pollos) aprovecharán las distintas oportunidades que presenta Bibliometro para inscribirse de forma gratuita. Son varias veces al año. Y que la renovación no tenga costo es otro gran punto a favor.
Variedad de títulos. Tanto si lo analizan en cuanto a temáticas como si lo quieren ver desde el punto de vista de grupo etario objetivo, el catálogo de Bibliometro es bastante inclusivo. Pueden encontrar libros infantiles, novela gráfica, algo de filosofía, otro tanto de música, ensayos, etc., todo más bien enfocado en recreación y entretención. Siendo Bibliometro un servicio que busca incentivar la lectura, el hecho de que su colección esté estructurada de la forma descrita hace que este ítem clasifique entre lo positivo.
Horario de atención. 12 horas continuadas (de 9 de la mañana a 9 de la noche) lo encuentro más que razonable.
Simpleza. Ustedes van, ven un libro que les interese, lo piden, pasan el carnet y listo. Difícilmente podría ser más simple.
Rapidez. Los minutos que transcurren entre pedir un libro y tenerlo entre las manos son poquísimos. Uno pierde mucho más tiempo escogiendo el libro (o esperando la carpeta que contiene la lista de títulos para hojearla) que pidiéndolo.

Lo negativo

Pésima utilización de las tecnologías. Existen instancias para consultar el catálogo de Bibliometro por Internet, pero esta información es poco fiable. No pocas veces he visto un título que aparece en el catálogo en línea como disponible en un punto de préstamo para luego ir hasta allá y darme cuenta que la información era falsa. Lo mismo con otras páginas que permiten consultar la base de datos de las colecciones de Bibliometro. Y bueno, qué decir del sitio web del servicio, es un desastre. Por nombrar dos cuestiones, una más bien irrelevante y otra grave: 1) el diseño del sitio es horrible y 2) la información que publican en él es poco clara, confusa, incongruente, inexacta y muchas veces desactualizada. Hay mucho, muuuucho que mejorar en este aspecto.
No asume del todo su naturaleza de biblioteca distribuida. Que no se pueda renovar el préstamo de un libro por Internet es una desventaja tolerable, pero que ese trámite sólo se pueda realizar en el mismo puesto de Bibliometro en que se pidió el título es francamente ridículo. No sé qué criterio utilizaron en este sentido ni logro imaginarlo. [ACTUALIZACIÓN. Me gustaría poder decir que cambiaron este aspecto luego de leer este post (le envié el artículo a la gente de Bibliometro, pero no me consta que lo hayan leído). De todas formas, eso da lo mismo. Lo importante: desde ahora se pueden renovar los libros en cualquier punto de préstamo]. Por otra parte, debería existir el servicio de traslado de libros de un punto de préstamo a otro. Me explico. Por ejemplo, si yo vivo en Maipú y quiero un libro que sólo se encuentra en la estación Plaza de Puente Alto estoy obligado a desplazarme hasta allá para conseguirlo. Lo lógico, desde mi punto de vista, es que uno pudiera solicitar que ese libro se lo lleven al punto de préstamo que uno desee. Y si la persona que lo pidió no se presenta a buscarlo, que se le suspenda aquel beneficio. De esta forma la gente no abusaría de él. Y bueno, se pueden imponer otras restricciones si fuese necesario, este es un tema abierto. Logísticamente el asunto puede parecer complejo, pero mi opinión es que se puede implementar y sería de bastante utilidad para conseguir los títulos que no están a la mano.
Carpetas con la lista de títulos se encuentran desactualizadas. Como se desprende de lo antes descrito, cada punto de préstamo de Bibliometro posee su colección particular (ojo que esto no significa que no existan varias copias de un mismo libro a lo largo de la red, no me refiero a eso) y se supone que la información de la lista de títulos está disponible en una carpeta que se encuentra en el lugar… pero cueck, aquel documento está desactualizado y no es del todo fiable. Lo ideal sería que los PC disponibles en los puntos de préstamo, en lugar de ser utilizados para revisar Facebook (no he visto que el público los destine a otra cosa), estuviesen conectados a una base de datos actualizada con la lista de libros de cada colección, pero bueno, eso sería lo ideal…

Por alguna razón uno siempre se explaya en lo negativo, pero sepan que si no creyera que Bibliometro es una gran propuesta no le habría dedicado un post a contarles cómo hacerse socio y pedir libros. Si usted usa el Metro de forma habitual, no dude en inscribirse, aunque no sea un gran lector. No se va a dar ni cuenta cuando esté pidiendo un libro.

Bibliometro: préstamo de libros
Ubicación: en distintas estaciones de la red de Metro
Valor de la inscripción: gratuita durante los meses de abril y mayo
Horario de atención: 9.00 a 21.00 horas (continuado)

Teléfonos para consulta por disponibilidad de libros (se pueden reservar los títulos por una hora) [fuente]:
Bibliotren (ubicado en los jardines de la Biblioteca Nacional) 02 465 3071
Bibliometro Cal y Canto 62 672 0362
Bibliometro Ciudad del Niño 02 02 526 32 41
Bibliometro Bellavista 02 221 21 32
Bibliometro Vespucio Norte 7 806 15 67
Bibliometro Escuela Militar 8 769 20 33
Bibliometro Pajaritos  9 997 67 77

Redes sociales: Twitter (desconozco si tienen presencia en Facebook o en otra red)

*También se pueden inscribir con el pase escolar, pero no estoy al tanto del detalle de esa alternativa.

Una respuesta

  1. Daniel

    Excelente post del BiblioMetro, ahora realizo un video acerca de él y la biblioteca de Santiago. Espero poder compartirlo más adelante. Independientemente debo mencionar que la gente que trabaja en la coordinación,es súper amable y comprometida, te cuento además que es un invento de nuestro país el cual ya se ha masificado en el mundo, por ejemplo en el Metro de España. Saludos y que estés bien. Como me dijeron allá en la entrevista, no existen excusas para no leer, ya que ahora es completamente gratuito y específicamente, accesible para muchos.

    abril 20, 2014 en 12:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s