…dele siguiente no más amigo

Escupiendo al mundo


Miércoles en la noche!…bueno la verdad es que para la mayoría de la gente no es la gran cosa y es harto más fome que Sábado en la noche, pero de todos modos es mejor que Lunes en la mañana, así que repito: Miércoles en la noche! y hoy llegando para ustedes en versión vespertina y en directo desde los dedos más rápidos del oeste (del lado oeste de mi cuadra).

Aunque el título los haga pensar que vengo a patear la perra por estos lares, la verdad es que no es así. Hoy día les voy a contar algo que me pasó hace como una semana y media y que me dejó pensando un poco al respecto.

Yo mientras salía con calma del metro

Resulta que era un día de semana común y corriente, no habían apuros y yo volvía con calma a mi casa después de un agotador día de sacar la vu…emm…trabajar. Por fin, después de atravesar medio santiago en micro y metro, el tren llega a la estación en la que termino mi viaje y con tranquilidad me bajo del metro. Concentrado en mis asuntos y en mi música empiezo a subir la infinidad de escaleras para salir de los refugios antinucleares que son las estaciones, mientras un importante grupito de gente hace lo mismo por su cuenta. En eso, ya saliendo de la estación, la multitud se diluye y quedo caminando a unos 2 o 3 metros por detrás de un personaje que respondería a la descripción de ‘persona de genero masculino, que aparentemente tuvo un accidente con el blanqueador y se le destiñeron los jeans de una forma “curiosa”, con un polerón con gorro más grande que él y un gorro hacia el lado. También parece que se le quedaron los audífonos del celular en la casa y para no aburrirse en el camino se vió obligado a escuchar su música con el altavoz. Lentes oscuros con un brillo curioso que hacían juego con los aros y montón de joyería brillante que aparecía por doquier. Y para terminar, una forma de caminar que no se si anduvo mucho rato a caballo o el cinturón que usaba pesaba mucho’.

Retrato hablado del personaje de mi historia

La cosa es que iba caminando un poco más atrás de este tipo, cuando un estruendo me sorprende y luego de mirar en todas direcciones para averiguar qué era lo que pasaba, descubro con asombro que el ruido se originaba en el muchacho que describí antes. Y más rápido de lo que usted puede decir “mi vieja mula ya no es lo que era, ya no es lo que era” mientras se baja los pantalones, el estruendo se transforma en un sonido gutural digno de cantante de death metal, para por último transformarse en una serie de movimientos espasmódicos que terminan con el individuo aquel arrojando un tremendo proyectil de saliva, y vaya a saber uno que más, por la boca.

Rayos!

Rayos! (dije en ese momento)

La verdad es que el momento fue un espectáculo Dantesco, y es que la verdad es que ese tipo daba la impresión de ser más peligroso con un cuesco de aceituna en la boca que con una pistola entre las manos.

Así que luego de salir de la impresión que me produjo el que se revelaran ante mí tales capacidades humanas, me quedé pensando (momento Carrie Bradshaw del post) ¿Por qué estos tipos escupen tanto? ¿Que acaso les sobra mucha saliva? ¿O les incomoda tener saliva en la boca? ¿O es que andan marcando territorio a escupitajos?

Tomada por mi mismo dentro de una micro en La Paz, Bolivia (2010)

La cosa es que pensando en eso me acordé de unas vacaciones en que anduve en Bolivia, y donde pude ver que adentro de las micros ponían avisos pidiéndole a la gente que no escupiera en el piso. Lo mismo que en algunos baños y establecimientos públicos.

Es más, me puse a buscar algo de información a lo ancho de la web y pude encontrar que esta costumbre es más común de lo que pensaba. Lo malo es que no pude hallar ningún artículo serio sobre el motivo de donde se origina todo esto, así por ahora se los dejo de tarea para la casa. Lo que sí puede encontrar son numerosos ejemplos de lugares donde escupir en público es una costumbre socialmente aceptada. Así aparecían lugares como Bolivia, China, Nepal, etc. Incluso había lugares como Grecia, donde se escupe a los recién nacidos para alejar la mala suerte (wow). Por otro lado encontré referencias a algunas zonas de España donde esta prohibido por ley escupir. Y ahora que lo recuerdo, también está el caso de Singapur (lo recuerdo porque yo mismo estuve allá), donde estaba prohibido escupir en público y donde además podían llevarte detenido si eras sorprendido escupienso en la vía píublica.

La verdad, da para mucho. No quiero ahondar más en el tema ahora porque estaría hasta mañana en esto, así que por ahora lo dejo sólo como una curiosidad. Nos leemos la próxima semana jovenzuelos y no escupan afuera del metro!

2 comentarios

  1. roalarco

    …e idealmente tampoco adentro del metro. Saludos!

    septiembre 4, 2011 en 5:31 pm

  2. Pajavier

    Esto me recuerda un reportaje sobre los preparativos de los juegos olimpicos de beijing, en que mostraban que para evitar que los chinos escupieran en la calle (cosa que podría incomodar a los turistas), les repartían unos cucuruchos de cartón (como de papas fritas) para que escupieran ahí.

    septiembre 5, 2011 en 1:08 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s