…dele siguiente no más amigo

The Fall – Tarsem Singh


Hola nuevamente, esta semana les vengo a presentar una de mis películas favoritas y con la cual tengo una conexión emocional muy cercana. Debido a eso mismo le advierto, que este artículo no consiste en una crítica ni reseña, aunque para ser honesto ninguno de los artículos que he escrito pueden ser considerados así, mi intención es simplemente compartir con ustedes algo a lo que le tengo bastante cariño.

The Fall” o “La Caída” es una película ambientada en Los Ángeles, California alrededor de los 1920’s cuando la industria del cine en Hollywood recién estaba naciendo. Uno de los protagonistas de esta historia es parte de esta industria, Roy (Lee Pace, Pushing Daisies) es un actor quien está internado en un hospital recuperándose de un accidente debido al cual perdió el uso de sus piernas. La otra protagonista, Alexandria (Catinca Untaru) es una niña rumana de 5 o 6 años quien también está en el hospital recuperándose de un accidente que sufrió mientras trabajaba recogiendo naranjas. Ambos personajes han caído, tanto literalmente como metafóricamente.

Como mi intención no es arruinarle la película voy a tratar de no ahondar mucho en la historia, pero les puedo adelantar algunas cosas. Una de las características principales de este film es que hay dos historias que se relacionan: una que se lleva a cabo en el mundo “real” y otra en el mundo de la “imaginación”. La relación entre Roy y Alenxandria se basa en que el primero le cuenta una historia épica a la segunda acerca de seis héroes que buscan venganza por los crímenes cometidos por el malvado “Odious”. De aquí viene uno de los aspectos interesantes de esta película y es que la historia “imaginaria” se ve influenciada y modificada por la “realidad”, de cierta forma las imágenes que vemos representan lo que Alexandria ve con su imaginación y al ser una niña tan pequeña todavía no tiene la habilidad de separar lo que es real de lo que no lo es, de a poco va incorporando elementos de la realidad a la historia y al mismo tiempo toma ciertas cosas de la historia y las aplica a la vida real.

Uno de los puntos mas fuertes de esta película y creo que razón suficiente como para verla por lo menos una vez, es la dirección de fotografía. A lo largo de este artículo se pueden ver algunos ejemplos de los extremadamente hermosos y exóticos lugares que visitan los héroes de la historia imaginaria. No es casualidad que la película esté ambientada en la época en que estaba naciendo el cine, una nueva forma de contar historias. En esta película se expresa el arte de la cinematografía en forma pura: el uso de colores, encuadre, enfoque y movimiento son las herramientas con las que el cine se construye, acá son utilizadas para mostrar en toda su grandeza los distintos parajes que nacen de la imaginación de nuestros protagonistas. Estas locaciones parecen no ser reales, sin embargo es posible divisar paisajes de decenas de países entre los que se encuentran: India, Sudáfrica, Turquía, Indonesia, Cambodia, España, Roma e incluso algunos lugares de Sudamérica, por lo menos en los créditos aparecían Argentina, Brasil y Chile pero no los pude reconocer.

Pero no solo las locaciones del mundo imaginario están filmadas con mucho oficio, sino que las partes centradas en el mundo “real”, en el hospital en California (aunque en realidad está filmado en Sudáfrica) se pueden apreciar un uso especial de la luz y la sombra, el cual a veces hace recordar el uso de la técnica del claroscuro presente en las obras de Caravaggio y Rembrandt. Acá creo que es necesario hacer una advertencia, como ya lo he mencionado hay un gran respeto por las imágenes y los parajes usados, en algunas críticas que he leído por ahí, algunas personas encuentran que esto es un aspecto negativo ya que dicen que hace que la película sea algo lenta; en mi caso no experimenté eso para nada, pero lo menciono de todas formas por si acaso.

Otro de los aspectos fuertes de esta película son las espectaculares actuaciones de los dos protagonistas. La niña que interpreta a Alexandria actúa con una naturalidad, para mi por lo menos, sin precedentes; al igual que el papel que está interpretando es posible notar que para Catinca Untaru la realidad de la película y su propia realidad son casi indistinguibles y que prácticamente siente lo que actúa. Esto junto al hecho que durante la filmación de la película, esta chica rumana apenas sabía hablar en inglés, resultan en un personaje dulce y encantadora. Por otro lado, Lee Pace en un acto de generosidad notable enfoca su actuación para hacer resaltar la de Catinca, es más durante la filmación de la película sólo él, el director y algunas personas de confianza sabían que Pace tenía control sobre sus piernas y que no necesitaba andar en una silla de ruedas al igual que su personaje. Esto se hizo con el fin de hacer que Catinca realmente creyera en la ilusión que se estaba creando con esta película.

La química entre ambos personajes es impresionante, a mi parecer ambos personajes son unos idealistas y tienen una visión romántica de la vida, no ven el mundo como es sino como quisieran que fuera y cada uno ve algo de si mismo en el otro; en el caso de Roy debido a su trabajo (o tal vez trabaja en el cine debido a como es) y Alexandria por ser una niña. Es cuando la realidad entra en conflicto con lo ideal que la relación de ambos entra en juego. Creo que a todos nos ha pasado que en algún momento u otro nos hemos desilusionado por una u otra razón y hemos necesitado la ayuda de alguien, algún amigo o amiga con quien contar, alguien que nos comprenda. En mi caso personal, esta película me ayudó en algunos momentos difíciles.

Con tantas buenas referencias (claramente poco objetivas, pero igual válidas) usted se preguntará porqué nunca había escuchado nada de esta película (bueno, lo mas probable es que sea así). La razón es que esta producción no estuvo respaldada por un gran estudio y es un proyecto muy personal del director Tarsem Singh. Este director, quien hizo su fortuna dirigiendo comerciales y videos musicales gastó su propio dinero para producir este proyecto el cual ideó durante 17 años y que demoró 4 años en filmar y producir; por esta razón se cometió el crimen de no haberla nominado a ningún premio de renombre y que haya pasado desapercibida (se estrenó el 2008) en la mayoría del mundo. Por eso decidí hacer este artículo para dar a conocer este film y ojalá motivar a alguien a verla.

Una respuesta

  1. Pingback: Pónganse las pilas « Siguiente, siguiente, aceptar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s