…dele siguiente no más amigo

La lacrimógena tierra en que vivimos


Hola de nuevo estimadísima gente de La Internec ¿cómo les va? Hoy día no vengo a vender ni tampoco a regalar, vengo a comentar un poco uno de los hechos que ha estado bastante en boga en los últimos días: el uso de bombas lacrimógenas por parte de nuestras fuerzas de “orden”.

Primero que nada, y para contextualizar un poco, partamos con una pincelada rápida de los hechos recientes, para ese internauta despistado que nunca falta. El 13 de Mayo de este año apareció publicado en El Mostrador un artículo donde se citaba al Doctor Andrei Tchernitchin (destacado investigador del área médica, según pude googlear), quién señalaba que existían probabilidades de que los gases lacrimógenos usados por Carabineros fueran tóxicos y además tuvieran efectos abortivos. Ante esto, y como era de esperar, la opinión pública ardió en llamas exigiendo explicaciones a las afirmaciones del mentado investigador, lo que indujo a que 17 del mismo mes el Ministro del Interior anunciara que se suspendía el uso de gases lacrimógenos hasta nuevo aviso. Sin embargo el 20 de Mayo, tan sólo 3 días después (y en vista que a Carabineros se le hizo un trabajo eterno el disolver las manifestaciones del 18 de Mayo en la UMCE), el mismo ministro apareció anunciando que se levantaba la prohibición del uso de gases lacrimógenos (plop!), y para terminar después de eso vino el 21 de Mayo con las protestas de siempre, donde de nuevo aparecieron las lacrimógenas.

Haciendo una pasada rápida a los hechos, lo primero que se me viene a la cabeza son dos preguntas bastante obvias: ¿serán realmente inocuas las bombas lacrimógenas? y ¿realmente habrán verificado que así sea? Todos los que vivimos en Chile sabemos que acá nada funciona tan rápido, por eso causa curiosidad la diligencia y celeridad con que se abordó el tema.

En una cosa concuerdo con nuestro ministro del interior, está bien que ante la duda se hayan prohibido los mentados gases, y es que toda lógica indica que si no estamos seguros de no estar haciéndole daño a la gente, entonces es mejor dejar lo que estamos haciendo y claro, después investigar todo lo que se quiera para saber de qué va todo eso. Pero vamos Sr. Hinzpeter no crea que puede pasar gato por liebre tan fácil. Usted afirma haber leído mucho, investigado al respecto e incluso haber pedido informes a los fabricantes. Cuénteme ¿nos podría decir qué fue lo que tanto leyó? ¿por qué no sube los informes de los fabricantes y la info que le envío el Minsal y la OMG a la web del ministerio, así como subió el informe que le envió el ISP? No lo acuso de estar mintiendo, porque no puedo saber si lo hizo o no, pero si lo acuso de no dejar que nos informemos libremente, mal que mal esos gases los hemos respirado todos alguna vez y la verdad me gustaría saber qué estoy respirando y si es dañino o no, aunque sea un poquito ¿se supone que es parte de mis derechos, no?

Por otro lado, el informe en cuestión, piedra angular de su discurso, es una revisión bibliográfica solamente. El mismo informe lo dice. O sea es un grupo de personas (o tal vez una sola) que se sentaron a buscar info del tema y le hicieron un resumen a usted ¿me equivoco? No me diga que no, yo también he hecho un par de revisiones bibliográficas en mi vida. Es básicamente eso, ver qué es lo que existe en la literatura acerca del tema en cuestión. Más encima el informe termina descartando lo afirmado por Tchernitchin debido a que no existen publicaciones al respecto ¿cómo dijo? ¿es que nadie habló con él? ¿un tipo llega y hace declaraciones importantes sobre temas de salud que atañen a un país completo y nadie se digna siquiera a llamarlo y concertar una cita con él para saber qué es lo que está diciendo? Haciendo un paralelo doméstico, dígame sr. internauta, ¿qué haría usted si llega el vecino y dice que hay evidencia de que su mujer lo engaña? Usted corre a revisar todas las boletas en los bolsillos de su esposa, recorre la casa entera buscando evidencia de que alguien más estuvo ahí y finalmente como no encuentra nada, excepto unas pisadas que no puede identificar bien, declara que su esposa no lo engaña ¿y no le pregunta al vecino por qué dijo eso?

No voy a cuestionar el haber permitido las lacrimógenas para salvar a Carabineros de Chile (que demostró no tener más recursos que el uso de gases para controlar  manifestaciones), puesto que siempre el hilo se corta por lo más delgado y al final eran los Carabineros que iban a estar en las marchas del 21 de Mayo los que iban a sufrir la peor parte, y aunque la mayoría de la gente no lo crea, los Carabineros también son personas (no actúan muy a menudo como tal pero son personas).

Todo esto no es un tema nuevo, ya en el 2008 el mismo Andrei Tchernitchin había sido entrevistado por el mismo tema y no sé por qué habría pasado inadvertido antes y por qué no lo hizo ahora. Lo cierto es que las explicaciones que se hacen no me dejan satisfecho puesto que aparecen algo contradictorias, faltas de fundamento o sacadas del sombrero y no me dejan satisfecho por que yo mismo en mi vida he ido a varias marchas, arrancado del guanaco y sufrido con los gases, y además porque creo sinceramente que la gente de Chile se merece algo más que una revisión bibliográfica para asegurar que no se está dañando su salud gratuitamente.

PS: la primera imagen fue tomada prestada del sitio web del diario La Estrella del Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s