…dele siguiente no más amigo

No se olvide de la radio


¿Cómo le va sita internauta? ¿Y a usted, don internauta? Bienvenidos a mi espacio en SSA. El menú de hoy incluye… ¡radio!… ¡televisión!… ¡medios de comunicación en general!… ¡Internet!… ¡noticias!… ¡OMG!…

OK, reconozco que la temática no es tan excitante, pero es de lo que quiero hablar en esta oportunidad.

Para ello, primero remontémonos al 1 de mayo del año en curso: ¿se acuerda que aquella noche Estados Unidos, a través de Barack Obama, anunció la muerte de Osama bin Laden? ¿Cómo se enteró de la noticia? Mi caso personal: a través de Twitter.

No fuimos pocos los que nos enteramos por medio de Twitter, primero como rumor y luego mediante la confirmación por parte de la prensa estadounidense, del asesinato de Osama. Aquella noche la red social registró algo así como un promedio 3000 tuits por segundo, explosión que fue catalizada por la noticia, de modo que es poco probable que no se haya enterado del asunto si es que estuvo dando vueltas por dicha red social las últimas horas del domingo.

Y la pregunta es una poco obvia: dicha noche, ¿cómo se enteró de la noticia la gente que no estaba en Twitter?

Unos se habrán enterado por Facebook. A otros les habrá llegado un SMS, les habrán contado por teléfono, no sé… pero es probable que no muchos hayan conocido la noticia por TV abierta.

Algunas voces de periodistas surgían por Twitter, indignados. Recuerdo que uno decía (lamentablemente no tengo el enlace al tuit) algo como “si uno no tiene Internet es imposible enterarse de las noticias”, en relación a la casi nula respuesta de la televisión al suceso que se desarrollaba en esos mismos instantes. Esto, pues la noticia fue tocada tangencialmente en Tolerancia cero y aparentemente recibió una que otra mención escuálida en TVN, Mega y en las noticias de CHV (Canal 13 brilló por su ausencia, con Sergio Lagos bromeando en Twitter con que el doble de Osama se iba a presentar en Mi nombre es). Y bueno, es que la programación de aquella noche no era muy noticiosa que digamos (y por tanto dudo que a la gente le hubiera interesado una cobertura seria del asunto)…

Otros periodistas, a los que personalmente les encontré mayor razón en la crítica, apuntaban a que ni el canal 24 Horas de TVN ni CNN Chile respondieron a tiempo al asunto (aunque hay que reconocer que la gente de CNN, aunque un poco tarde, otorgó una dedicada cobertura en vivo durante toda la madrugada del lunes). Pero bueno, esas, además de Internet, ¿son las únicas fuentes de información en vivo?

Le presento a la radio. ¿La recuerda? Espero que sí. A pesar de su ubicuidad (se puede escuchar en diversos receptores, últimamente en teléfonos celulares y reproductores de mp3 capacitados para tal fin), la gente no le da la importancia que tiene. Al menos no en el día a día.

Hace no muchos años, la radio era el medio más creíble del país y, extrañamente, hoy no parece estar a tal nivel (si usted es una de las personas que le cree mucho a lo que sale en televisión, y a los medios de comunicación en general, le recomiendo visitar el sitio web Otra prensa para tener una visión alternativa).

Pregunta: ¿la radio se desvanecerá en esta sociedad de la información?

No lo creo. La radio cumple un rol social que ningún otro medio de comunicación masivo es capaz de sustituir. Y tiene mucha mayor conciencia a la hora de cubrir noticias, que es el tema que nos convoca. Y lo hace en vivo. Lo de Osama fue tratado responsablemente en radio Cooperativa, me consta. De hecho, extendieron el noticiario de las 00:00 para esperar el discurso de Obama y lo dieron en vivo. Y más allá de aquella noticia, por ejemplo, yo me enteré voto a voto de la aprobación de la primera etapa de HidroAysén en radio ADN. Y así, muchos otros ejemplos más.

Las radios con cobertura de noticias en general no tienen problema a la hora de cortar la programación regular para dar a conocer información relevante para la sociedad. La televisión, en ese sentido, está inmensamente atrasada cumpliendo sus contratos con auspiciadores, comerciales y políticos, ocultando o bien tergiversando la información si es que finalmente la cubren.

Así, toquemos el tema de las marchas que se han producido últimamente (educación, HidroAysén). De un lado, algunos criticaban que no se les daba la cobertura que merecían en TV. Del otro, ellos se defendían con cosas como “imagínense lo que es, técnicamente, hacer un contacto en vivo desde una marcha”. OK, pero así como se cuelgan de YouTube para mostrar goles con una definición ridícula, bien podrían hacer un mísero contacto telefónico (que ser televisión no implica necesariamente tener una cámara en el sitio de los hechos, aunque obviamente es lo deseable) con un periodista en terreno, mostrando algunas de las imágenes contingentes que sube la gente a las redes sociales (dando crédito, naturalmente). No hay voluntad.

TVN, al cierre de sus transmisiones, dcía que ellos buscaban informar, educar y entretener. Buena misión. De hecho, se podría esperar que todos los canales de televisión abierta cumplieran con ella. ¿Lo logran? ¿Uno que sea al menos?

No voy a negar que la radio no vive su mejor momento, pero… ¡no se olvide de ella! Más humana, más aterrizada, más responsable, más social.

Y ya, con esto me despido. Ah, y luego del esclarecedor post de Begilerath, este probablemente sea mi primer y último post para SSA… desde este mundo material. Nos vemos en el infierno.

Una respuesta

  1. Johnny Umbrellas

    Concuerdo en que la radio pasa por un mal momento, la gente en general no la escucha mucho (entre los que me incluyo), más allá de uno o dos programas…en términos generales, me da la impresión que la radio pierde la contienda ante la televisión en parte porque al grueso de la gente le resulta más atractivo ver algo que escucharlo. Escuchar una información y entenderla requiere del proceso consciente de escuchar y entender, por otro lado y haciendo valer el dicho, una imagen vale más que mil palabras. Con esto quiero decir que resulta más simple asimilar un contenido si estamos viendo lo que pasa, más allá de estar escuchando y concentrándonos en lo que nos dicen, y la verdad es que todos somos flojos, lo que hace que la televisión tenga la partida a su favor.

    Ciertamente no se me ocurre una forma de fomentar el uso de la radio que no implique forzar un cambio de mentalidad en la gente, el cual nos inste a poner un poco más de atención en el contenido y no que hacer únicamente digestión de las imágenes que llegan por TV.

    mayo 21, 2011 en 2:38 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s